martes, 5 de abril de 2011

Caprichos I














En febrero de 1799, los Caprichos se podían adquirir por 320 reales en la tienda de perfumes y licores del número 1 de la calle Desengaño, muy cerca del domicilio de Goya. Cada edición constaba de 80 estampas de gran formato, numeradas y provistas de leyendas.









Bajo ese título el autor podía permitirse expresar libremente su creatividad, sin ceñirse a los temas y reglas artísticos convencionales, y dar cabida tanto a la razón como a los disparates, a la seriedad y a la sátira. Goya publicó un anuncio en un diario de Madrid explicando que, en sus Caprichos, había representado errores, prejuicios y embustes humanos. Sátiras sociales corrosivas y fantasías diabólicas se aúnan en los Caprichos para dar vida a una pesadilla de la que no es posible sustraerse.








Que se la llevaron (Capricho núm. 8, 1787-17989) – Aguafuerte y aguatinta.

Dos hombres con el rostro oculto abusan de una mujer que grita desesperada. Los cuerpos entrelazados hacen pensar más bien en una violación que en un rapto.














video








*Fuente: Minilibros de Arte -Goya-

de Elke Linda Buchholz - Ed. Könemann







No hay comentarios: