martes, 30 de septiembre de 2008

Equilibrio

















*Fotografía: Willie Nash




Piratas





video




"Pirates II Stagnetti's Revenge” combina porno y grandes efectos. La cinta muestra una apariencia parecida a la de “Piratas del Caribe”. Es anunciada como la película pornográfica con más presupuesto de la historia. La estética de la película denota el esfuerzo económico dedicado al proyecto y el reparto es de auténtico lujo dentro del panorama del cine porno.


Se estreno el pasado 27 de septiembre en EEUU. Galeria - Secuencias




lunes, 29 de septiembre de 2008

domingo, 28 de septiembre de 2008

Blue eyes







video









esclava IV













Bondage (esclavitud), 1895 - Hand-Colored Lithograph









Detail














Ernest Normand, French (1859 - 1923)






viernes, 26 de septiembre de 2008

Miradas IV










Mi sexo necesita de tus manos,
de tu mirada que provoca
los gestos que me ordenan
que gatee para ti
desde más allá
del oscuro espejo donde me miras.

Con el alma desnuda te ronroneo
y lamo tus pies
acurrucada en silencios
como cuando mirábamos pintar estrellas
en el lienzo inmenso de la noche de San Lorenzo.





"Versos de perra negra" de Pura Salceda





Lectoras VI











"No existe libro tan malo que no sea provechoso en algún aspecto."


Plinio el Viejo










Théodore Roussel (1847- 1926)
The Reading Girl – Muchacha Leyendo (1886-87)






jueves, 25 de septiembre de 2008

MM IV












Reap the Wild Wind (Piratas del Mar Caribe) de Cecil B. DeMille 1942.






video



Ray Milland "adiestra" a Paulette Goddard





miércoles, 24 de septiembre de 2008

martes, 23 de septiembre de 2008

Arte erótico
























































Alex Varenne (1939 en Saint-Germain-au-Mont-d’Or, Francia). Profesor de dibujo. Tiene publicados una veintena de comics y varios libros de ilustraciones. Art Erotique es un libro que contiene 70 ilustraciones con un estilo muy similar. Imágenes parciales, en las que la escena nunca es mostrada en su totalidad sino que aparece recortada, son dibujadas con trazos negros de gran potencia gráfica, con las figuras extremadamente contrastadas sobre fondos de colores muy saturados, dando lugar a una estética muy personal que ha sido calificada como expresionista.




Mermaid







































































 
 
 
 
 
 
 
 







*Fotografías: Joan Lee




lunes, 22 de septiembre de 2008

Ballet




































































video

Fragmento de la ópera "Thais" de Jules Massenet






*Fotografías: John Tisbury





sábado, 20 de septiembre de 2008

Nawa Shibari I











Lambert entra en la sala. Lleva puesta una gabardina beige y manosea la edición vespertina de Le Monde. El local está atestado y solo quedan un par de mesas libres. En el escenario hay un diván de terciopelo estilo imperio en el que está recostada una mujer oriental, vestida con una bata de seda negra. Tiene las muñecas atadas y, sin embargo, se las arregla para sujetar entre las palmas de las manos un cuenco de té humeante. La cuerda es roja, como su pintalabios. Al otro extremo del diván, sus pies asoman bajo la bata, colocados uno encima del otro. Lambert se sienta en la mesa de la última fila. Un camarero le sigue y deja una taza de café junto a él. Ella le mira mientras bebe el té caliente y, al sentir sus ojos, Lambert se yergue en su asiento. En el escenario el maestro hace una reverencia y un hombre con traje gris aplaude. Otro le sigue con la mirada a la vez que se atusa el bigote. En una esquina oscura está sentado un tercero que lleva un antifaz en la cara y se oculta entre las sombras.









Lambert enrolla el periódico y bebe un trago de café. Está frío. Mira a su alrededor. Las ventanas que dan a Saint André des Arts están cubiertas con cortinas tupidas y las lámparas de cristal esmaltado iluminan tenuemente las mesas. En el escenario, el maestro recoge una larga madeja de cuerda roja. Pronuncia una orden en japonés y ella se levanta del diván para volverse de espaldas al público. La bata de seda tiene bordado un dragón en hilo de oro. El maestro le desata las manos. Ella se quita la bata. Un murmullo surge entre las mesas. Primero el hombre de bigote, luego el del traje negro; el del antifaz carraspea. Lambert se inclina hacia delante. Ella está desnuda, salvo por un corsé de cuerda roja que rodea su vientre desde la cadera hasta el cuello. La soga cruza su torso y aprisiona sus pechos por arriba y por abajo, se anuda bajo el cuello y lo ciñe con varias vueltas. Por debajo del ombligo, baja hasta su pubis lampiño, donde forma un nudo que se pierde entre sus piernas y se cierra con el corsé. De su cintura cuelga el resto de la cuerda, una cola hecha de cuatro cabos rojos.








El maestro exclama una orden con tono autoritario y ella baja la cabeza y se aproxima a él a pasos pequeños. El maestro le ata los brazos a la espalda; primero las muñecas, luego los codos. Hace un nudo entre las manos y tira del cabo restante haciendo que ella avance a trompicones. Del techo cuelga un gancho. El maestro traba en él las cuerdas del corsé y tira hasta que ella queda de puntillas en el suelo. Sus labios se han convertido en una línea muy fina, pero todavía roja, como la cuerda. Lambert está sentado en el borde de la silla y la tinta del periódico le mancha las manos. Ella mira a su alrededor, fija los ojos en cada uno de los espectadores. Lambert sigue su mirada. El hombre de bigote está sonriendo y se pasa la lengua por los labios. El del traje negro se afloja el nudo de la corbata. Del hombre del antifaz solo se ve su mano que sostiene un cigarro, y el humo. Lambert está sudando. Ella alza la barbilla. Desde el fondo de la sala se escuchan sus gemidos. El maestro toma otra cuerda. Le ata la rodilla con círculos perfectos, lanza el sobrante al aire y lo sujeta a otro gancho. Ella está ahora de puntillas sobre un solo pie. Abre y cierra la boca pero apenas puede moverse. Se muerde los labios hasta hacerse sangra. El maestro toma el último trozo de cuerda que cuelga de sus manos, lo pasa entre sus piernas y entre los dedos del pie que está en el aire. Rodea el tobillo y deja caer el resto del cabo, que roza el suelo. Donde la cuerda se junta con la piel, ésta palpita: en los brazos, el muslo, el cuello, entre sus piernas. Ella tiene los ojos cerrados y no puede evitar una lágrima que se desliza despacio, recorriendo cada centímetro hasta su mejilla, llevándose el maquillaje negro de sus párpados. Sin embargo Lambert ve que sonríe. Nadie lo ve pero ella sonríe, durante apenas un instante. El maestro se aparta con una reverencia. El hombre del bigote aplaude y el del traje negro le secunda. El hombre del antifaz exhala una bocanada de humo. Lambert se aprieta las rodillas con las manos.

Los aplausos duran unos segundos y después el público vuelve al silencio. El maestro se retira al fondo del escenario, donde apenas hay luz, pero ella permanece en primer plano, mirando a los espectadores de nuevo, uno a uno. Ninguno de ellos parpadea. Las mejillas del hombre del bigote están enrojecidas. El hombre del traje negro, en la mesa de al lado, sonríe. El hombre del antifaz deja caer la ceniza en el suelo. Lambert coge la taza con la mano temblorosa y bebe el último sorbo de café frío. Una gota le resbala por la barbilla hasta caer sobre la camisa. Durante un momento, recorre el tejido paralela a la línea de botones.







El maestro da un paso y se hace visible de nuevo. Hace una reverencia y, sin esperar ninguna respuesta por parte del público, empieza a soltar las cuerdas. Solo le deja las muñecas atadas. Después pronuncia una orden y ella se acerca al hombre del bigote. El maestro hace una seña y el hombre, como si lo hubiera hecho muchas veces, toma el extremo de la cuerda y la desata. Ella cae a sus pies y le acaricia las rodillas con sus dedos delgados. Lambert estira el cuello para ver qué sucede pero desde su asiento al final de la sala solo distingue un mechón de pelo negro y un pie desnudo sobre el suelo de la tarima. El maestro da una palmada y ella se levanta. Une sus manos a la altura del pecho, hace una reverencia y ambos suben de nuevo al escenario para inclinarse ante el público. Después ella vuelve a ponerse la bata de seda. El maestro recoge las cuerdas del suelo y las enrolla con cuidado. El hombre del antifaz se levanta y abandona la sala. Entra un camarero con delantal blanco hasta los pies y abre las cortinas. Fuera es de noche.








Lambert se queda sentado en su mesa mientras entran otros clientes, se sientan y piden café y vino. En el escenario el maestro termina de recoger las cuerdas y se acerca al camarero. Hablan en voz baja y unos billetes cambian de manos. Ella se recoge el pelo en un moño y lo sujeta con dos agujas de color marfil. En un gramófono, cerca de la barra, la voz dulzona de Édith Piaf empieza a cantar “T’es beau, tu sais”. Lambert se levanta de la silla frotándose las manos pegajosas. Ella recoge el cuenco del té del suelo. El hombre del traje negro se le acerca y le hace un gesto para que se siente en su mesa, pero ella le hace una reverencia mientras retrocede a pasos pequeños. Él insiste, eleva el volumen de su voz. Ella pronuncia una negativa con gesto tirante y le da la espalda. Bajo del escenario. El hombre del bigote sacude la cabeza, se pone el sombrero y se marcha. Ella camina hacia la mesa de la última fila. Lambert observa las marcas de la cuerda en sus muñecas mientras vuelve a sentarse. Levanta la mano para hacerle una seña al camarero pero ella se la coge y la pone de nuevo sobre la mesa. Recorre el dorso con la uña larga pintada de negro, al principio como una caricia, pero poco a poco va hundiendo la uña en la carne hasta que Lambert se revuelve y aparta la mano. La piel está herida y sangra como los labios de ella, que sonríe.



- Nawa shibari –dice-. Mañana. Ven.




Pone una tarjeta sobre la mesa y la arrastra con un dedo hacia Lambert. Después se marcha. Lambert se limpia la herida con un pañuelo. Lee la tarjeta, que huele a té negro y jazmín. Llama al camarero y pide un coñac, que se bebe de un trago. Al cabo de un rato las manos dejan de temblarle.



Nawa shibari 1
(Continuara)



Un relato de Paula Lapido






viernes, 19 de septiembre de 2008

jueves, 18 de septiembre de 2008

La rendición











Pocas mujeres lo practican, y muchas menos lo admitirán. Sin embargo, en las atrevidas memorias íntimas de la neoyorquina Toni Bentley, tituladas La rendición, la autora levanta el velo sobre una práctica sexual prohibida por la Biblia y celebra «el goce que se halla más allá de las convenciones, con sus riesgos y sus pasiones».
Nos referimos a la sodomía, un acto que «no es tabú... pero sí lo es», afirma Bentley.
Pero esta mujer de hoy, moderna, que vive como muchas otras mujeres de nuestros días, no teme contar abiertamente su «rendición», tras ser iniciada por un amante en este placer radical e inesperado, para abordar todos los aspectos de ese acto «sagrado» en el que ella se siente renacer. Un acto que implica abandono y confianza, que colma ciertos deseos de sometimiento, unos anhelos que, por paradójicoque parezca, acaban haciéndola dueña de sí misma y de su placer. El camino hacia esa liberación cobra, por una parte, visos espirituales, y por otra, gracias a la franqueza con que cuenta sus experiencias, nos acerca vívidamente una realidad raras veces descrita.
La rendición, traducida ya a varias lenguas y muy bien acogida por la crítica, es la exploración de una obsesión que sin duda obligará a los lectores a cuestionarse sus propios deseos.








Toni Bentley ingresó en la School of American Ballet a los diez años y a los dieciocho entró a formar parte del New York City Ballet, dirigido por George Balanchine. Durante diez años bailó bajo su dirección, hasta que una lesión la apartó de los escenarios. Es autora de varios libros sobre ballet y sobre moda, y colabora con numerosas revistas y diarios. La publicación, en 2004, de La rendición, su quinto libro, no hace sino culminar el interés cada vez más creciente de la autora por temas eróticos.





"La rendición, unas memorias eroticas"
Toni Bentley
Tusquets Editores 2007
Colección: Sonrisa Vertical nº: 134




miércoles, 17 de septiembre de 2008

Marcas I















































































*Fotografías: Patrick Gerorge



 

martes, 16 de septiembre de 2008

El corazón condenado













Clive Barker, el famoso autor de "The books of blood" (Libros Sangrientos), especializado en relatos de terror, adaptó una de sus novelas cortas "The Hellbound Heart" (El corazón condenado) en el que fue su primer largometraje “Hellraiser” en 1987, aquel hito del terror contemporáneo en el que unos demonios sadomasoquistas —los Cenobitas— surgían de un misterioso cubo de Rubik, dispuestos a “proporcionar placer eterno...”.


Su lectura en una de estas tardes de ocio me proporciono un placer inesperado.





lunes, 15 de septiembre de 2008